viernes, 10 de noviembre de 2017

ELISA OTERO MARTÍN, LA DE LA CONFITERÍA "ORTEGAL"


Mis personajes favoritos (nº 198).

Elisa Otero Martín, llanisca nacida en 1953, pué presumir de pedigrí. É jiya de Pepe Otero Noriega y de Juani Martín Rozas, ambos de Llanes, y los sus güelos paternos fueron Domingo Otero Roca, un gallegu muy célebre, apodáu “Biribí”, y María Noriega, corita, que tenían un par de puestos de fruta nel mercáu de los martes, a unos metros de distancia unu del otru. “Lo que dejo yo de ganar con la manzana lo gana la mi mujer con la castaña”, dicen que pregonaba Biribí en la Plaza.
Por parte de la madre, los güelos d’ Elisa fueron el popular Alfredo Martín, “el Roxu”, que trabajaba nel Juzgáu, y Elisa Rozas Ramírez, de la saga de los Rozas, hermana de Félix, Francisco (fotógrafo y barberu), Agustín, Ramón, Manola (casada con Agustín Guijarro, el del bar del Muelle) y Ricardo.
Pedro Otero Noriega había trabajáu muchos años en Barcelona y pasaba meses fuera de casa. Compraba fruta que luego se vendía nel mercáu central de la Ciudá Condal. Luego, en 1965, fundó con la su mujer la confitería El Fito, juntu al Puente.
Elisa estudió en la escuela que tenía Pilar Montalbán al láu de la capilla de San Roque. Luego ingresó nel Institutu, onde, con 15 años, aprobó 6º y reválida a la primera (fue una de las más jóvenes en conseguilo). Después la mandarían a Méjico añu y mediu, pa estudiar inglés y francés, y allí conocería al que habría de ser su maridu, Jorge Noriega, de la familia del potentáu Iñigo Noriega (el güelu de Jorge e Iñigo eran hermanos).
Jorge y Elisa se casaron en la capilla de la Virgen de Guía y se establecieron en Méjico, onde vivieron diez años. Luego, de vuelta a Llanes, abrieron la confitería “Ortegal”.
Tien Elisa cuatro jiyos: Jorge, María de la Guía, Alfredo y Javier (los dos primeros nacidos en Méjico) y una nietina, María, jiya de María de la Guía (dentro de pocu i-nacerá otru nietu, jiyu de Jorge) y dos hermanos, Alfredo y Pepe, juntu a los cuales regenta tres confiterías muy acreditadas en la villa: “Ortegal”, “El Fito” y “Guirlache”. Tres hermanos muy bien avenidos, muy apreciaos por tou’ l mundu y con mucha experiencia profesional de confiteros a sus espaldas.
A Elisa, que é la mayor, entovía i-queda tiempu p’ alimentar su afición a la polifonía: canta nel coru Agrupación “Conceju de Llanes”, del que fue presidenta en su momentu.

martes, 24 de octubre de 2017

CARMEN GARCÍA SEARA (SOR CARMEN), DIRECTORA DE LA RESIDENCIA FAUSTINO SOBRINO: SIEMPRE AL PIE DEL CAÑÓN


Mis personajes favoritos (nº 11).


Pa todos los llaniscos, que tantu la quieren y tantu la admiran, Carmen García Seara é simplemente Sor Carmen. Directora de la Residencia Fundación Faustino Sobrino. Siempre al pie del cañón. Incansable en su gestión inmaculada. Cada día, veinticuatro horas pendiente de tou, en beneficiu de los residentes. Ella y sus compañeras son dignas herederas de la limpia y eficaz tradición de servicio de las monjas franciscanas misioneras de la Madre del Divino Pastor, que desde 1894 vienen jaciéndose cargu de la importantísima institución llanisca. La joya, sin duda alguna, de las instituciones del nuestru Llanes.
Esta excepcional mujer é de As Teixugueiras, localidá de la provincia d' Orense, onde nació en 1943, jiya de Manuel y Dosinda. É la segunda de nueve hermanos, cinco de los cuales eran jembras. Una d' esas hermanas é religiosa como ella: franciscana de la Divina Pastora. Se llama Remedios y tá de misionera en Chile.
Carmen fue a estudiar pa monja a Madrid a los 13 años. Taba en la calle de Santa Engracia, 142. Era novicia a los 16 años y jizo los votos a los 18.
En Madrid acumularía una experiencia docente de 30 años, como profesora allí del colegiu de las monjinas. Tá muy preparada, aunque no presume d’ ello. Había estudiáu la carrera de Magisteriu y jizo también los estudios de técnicu administrativu.
Luego la mandaron a León, onde estaría 8 años en un centru infantil; más tarde al Barco de Valdeorras (Orense), onde tuvo tres años más como profesora, y luego en Arenas de San Pedro (Ávila), otros seis años.
En Llanes Sor Carmen lleva desde 2002 como directora de la Residencia Faustino Sobrino.
Pequeña y espartana, muy fuerte física y mentalmente, como las sus compañeras, ta siempre pendiente de todos los detalles. Siempre é eficaz. Tien Sor Carmen una amplísima experiencia en la dirección y organización d' equipos de trabaju y podría ponese a dirigir cualquier empresa que i-pusieran por delante.

(Llanes, 19 de julio de 2014)

sábado, 21 de octubre de 2017

FÉLIX SEGURA MARTÍNEZ ("CARTUCHO"):¡OLÉ, TORERO!


Mis personajes favoritos (nº 197).

Félix Segura Martínez desciende de Félix Segura Ricci, fundador de la Escuela Música a mediaos del XIX, notabilísimu compositor (coetáneu de Brahms) y autor de las piezas musicales esenciales de la Madalena, San Roque y la Guía. Nació en Llanes en 1929 y é el primogénitu del matrimoniu formáu por Venancio Segura Rivas, de Llanes, y Obdulia Martínez Pérez, de Porrúa, que tuvieron otros seis jiyos después d’ él: Ramón (el fotógrafu en la calle Mayor de la nuestra infancia), Venancio, Nacho, Ángel Vítor, Bernabé y María Teresa. A la madre la veíamos pasar a diariu caminu del Lavaderu con pasu firme y decididu, bien plantada, como una reina apache, con el rueñu y una batea con ropa en la cabeza y la melenina al vientu. Obdulia, que no daba abastu, era también la que i-os lavaba la equipación a los jugadores del CD Llanes, en la época del “Triquitrí”.
Con tan sólu siete años, Félix se ganaba ya unas perrucas ayudando n’ un comerciu, y taba ya alerta a toas las ocasiones que se-i podían presentar en la lucha por la supervivencia. Jaría hasta de cocineru en una tejera por Vizcaya. Como él diz, andaba atentu “a todos los chollos”.
El su oficiu principal, n’ ostante, fue’ l de camareru, que ejerció cincuenta años.
Félix, a quien tou’ l mundu i-llama cariñosamente “Cartucho”, se casó en 1967 con Ana María Patiño Sierra, que pertenez también a una de las familias más nombradas de Llanes. Ana, asistenta, fregó de rodillas suelos y escaleras de muchas casas, como la de los de “El Siglo” o la de la familia del abogáu Gabriel Pesquera, en la calle Nueva. É jiya de Ramón Patiño Santillán, marineru de la villa, y de Florentina Sierra Pis, de Celorio, que formaron una familia tan numerosa como la de Félix. Florentina, que era hermana de Josefa, la del pescáu (la que abrió la primera pescadería de Llanes) anduvo a jornales y de cocinera nel Bar del Muelle, nel Bar Ángel y en la cantina de la Estación. Vivían encima del “Bodegón”, y ya quedan muy atrás, aunque no se olvidan, los tiempos en que esperaban por la mañana a que volviera’ l padre de la mar pa poder comprar el desayunu con lo que sacaran de la venta de lo que hubiera pescáu.
Nadie manejó la bandeja con tantu arte como “Cartucho”. Discretu, respetuosu con todos, educáu, simpáticu y trabajador incansable, sacaba pechu y aires d’ un primer espada, como Rafael “el Gallo” nel paseíllu. Francisco Rabal (1926-2001), que vino aquí a rodar “Pasiones rotas” a finales de los 90, se jizo muy amigu d’ él: “¡Viva la madre que te parió, maestro, que parece tú un torero, con dos cojones!”, lu elogió’ l gran actor una vez, a las tantas de la noche, en un rincón de la cafetería Madison.
Félix ta en la Residencia Faustino Sobrino, y ahora i-toca mirar la vida y los recuerdos desde detrás del manillar del su andador, pero sigue teniendo la majestá d’ un toreru.

jueves, 12 de octubre de 2017

JULIÁN TUERO GARCÍA, AURELIA FERNÁNDEZ CUEVA Y ANA PILAR ALONSO MARTÍNEZ, PROFES DE LA ESCUELA DE MÚSICA


Mis personajes favoritos(nº 196).

Ahí tán estas tres buenas personas, queridas por tou’ l vecindariu, que ejercen la docencia en la Escuela Municipal de Música. Si é verdá eso de que la música amansa a las fieras, entonces algo i-os toca, sin dudalo, a Julián, a Aurelia y a Ana Pilar, del méritu de contribuir a jacer un mundu mejor.

Julián (Argüero, Villaviciosa, 1967), jiyu de Faustino Tuero Quintes y d’ América García González, estudió en la Escuela de Música de Gijón, nel antiguu Institutu Jovellanos. En 1984 marchó pa Estados Unidos, por un programa d’ intercambiu, pa jacer el COU. Vivió en Wichita (Kansas) desde los 17 hasta los 27 años. Allí se formó (jizo los estudios de Música, Guitarra y Dirección de Banda y Orquesta) y trabajó en lo suyu. Luego, en San Antonio, Texas, daría clase de Música y d’ instrumentos y dirigiría l’ agrupación musical d’ un institutu. Pofesor de la Escuela de Música de Llanes desde 1995, baju la su batuta se tá reconstituyendo la Banda de Música de Llanes, fundada a mediados del siglu XIX y que había dejáu de funcionar en plena Guerra Civil. Julián é padre d’ un jiyu que se llama como él.
Aurelia (Oviedo, 1957), a la que vemos nel centru de la foto, é jiya de Patricio Fernández Cuesta y de Josefina Cueva Menéndez, ambos de la parte de Siero. Cursó los estudios de Música nel Conservatoriu Provincial d’ Oviedo, primero, y luego los completó nel Conservatoriu Superior de Madrí (situ entonces nel Teatru Real). En 1979 se casó con el llaniscu José Campillo Villar. De soltera, tuvo dando clases de Música en un colegiu de monjas en Villaviciosa. Ya de casada, y durante nueve cursos, fue profesora nel inolvidable Colegiu de la Divina Pastora, y a partir de 1988 lo é de la Escuela Música de Llanes. Pepe Campillo y Aurelia tienen dos jiyos: Sara y José.
Ana Pilar nació en Torrelavega (1973), onde’ l su padre, Salvador Alonso Fierro, taba de carteru. Salvador, que no vendría destináu a Llanes hasta 1977, era de San Martín de Torres (La Bañeza, León), y la madre d’ Ana Pilar, Pili Martínez Arenas, de Llanes. La nuestra infancia tá escrita en la calle Mayor, unida, en ciertu modu, a Pili Martínez, que cuidaba de las instalaciones d' Ación Católica (l’ edificiu, precisamente, que alberga hoy la Escuela Música; Pili organizó allí l’ entusiasta colectivu “Juventú de la Gran Aventura”, del que entovía conservo el carné que me dio ella, y enfrente vivían los güelos maternos d’ Ana Pilar, María Luisa Arenas Junco, de Parres, y Ramón Martínez del Llano, que trabajaba nel Bancu de Santander, como cobrador de letras, y regentaba un almacén de vinos). Ana Pilar aprendió a tocar el piano con María José Borbolla. Como alumna libre, jizo’ l Gradu Mediu en Oviedo, onde también asistiría a clases particulares d’ Amador Fernández, l’ afamáu pianista con raíces en Cue. É profesora de la Escuela Música de Llanes desde 1997. Tá casada con Raúl Herrero Amieva, y el matrimoniu tien una jiya, Ana.

jueves, 5 de octubre de 2017

FERNANDO LLACA POSADA, CUANDO LOS AVIONES ROMPEN LAS NUBES


Mis personajes favoritos (nº 195).

Me diz Fernando que cuando él era un críu tenían en casa una criada, María, ya muy mayorina, a la que se-i iba un pocu la cabeza. Llevaba con ellos en Llanes toda la vida y la querían como si fuera de la familia. La paisanina servía n' aquella casa d' aviadores (seguramente la casa más vinculada a l' aviación que había aquí), pero los aviones la traían a mal traer. Cuando llovía, que antes era muy frecuente, i-daba por ir detrás del padre de Fernando, Daniel Llaca Álvarez, pa reñilu y echa-i en cara que volara, porque estaba emperrada en que los aviones rompían las nubes y que por culpa d' eso se desataban los aguaceros.
Fernando Llaca Posada (Llanes, 1948) nació en una casa de la calle del Castillo, al láu del Casino, onde taba l’ estancu. Su padre fue profesor y jefe de la Escuela de Vuelu sin Motor, y moriría en un accidente aéreu en Cuatro Vientos, en 1952, siendo capitán destináu allí desde jacía dos años.
La madre de Fernando, Amparo Posada, de la familia de Posada Herrera, vivió durante un tiempu en la mansión que é hoy la Casa Cultura.
Un hermanu de Daniel, José Llaca Álvarez, fue un destacáu pilotu de caza en la Segunda Guerra Mundial. En la campaña de Rusia, formando parte de la Escuadrilla Azul, integrada en la Luftwaffe, sería condecoráu por el mandu alemán con dos cruces de jierru. Esti tíu de Fernando moriría también en 1952 n' otru accidente, tres meses después que Daniel, cuando volaba desde Llanes a Santander.
Unu piensa que Fernando no podía ser otra cosa en la vida: aviador.
En 1970 salió de l' Academia General del Aire con el gráu de teniente y como númeru dos de la su promoción. Ocho años después pidió la baja nel Ejércitu, siendo capitán, y pasó a Iberia, onde fue comandante de vuelu. Fue' l presidente del Sindicatu Español de Pilotos (SEPLA) cuatro años. Se jubiló en 2008, tras ser inspector de flota, instructor y pilotu. Pilotó tóu tipu d´aviones: Focker 27, DC-9, Boeing 727, Douglas DC-10, Airbus 320 y 340 y el Jumbo 747 (el más grande de todos). En total, Fernando completó en la su vida profesional 25.000 horas de vuelu.
Su hermana Ana é pilotu de Vuelu sin Motor.
Fernando, que vive' n Madrí pero vien cada pocu a Lledías, a una casa preciosa que jizo al pie del Cuera, tá casáu con Nieves Abós. Tienen tres jiyas: Silvia, Begoña y Nieves, y dos nietas: Nieves y Lucía, jiyas de Silvia, que viven en Munich con los sus padres.

martes, 26 de septiembre de 2017

CARMEN AMIEVA HUERGO: DE CALDUEÑU A CALDUEÑÍN Y DE MERCÁU EN MERCÁU


Mis personajes favoritos (Nº 194).

Nació en Villa (Caldueñu) en enero de 1937, en plena Guerra Civil, y, desde que se casó, vive en Caldueñín, de onde é el su maridu, Armando Amieva Gutiérrez. Carmen é jiya de Manuel Amieva Merodio y d´Isolina Huergo Amieva, los dos de Caldueñu.
Antes d´ ir a la escuela, la güela paterna llevaba a Carmen con ella a cuidar las ovejas, y mientras, la materna la traía algún libru de la que venía del mercáu de la villa. Pué decise que la cría aprendió a leer antes que i-pusieran en manos d' una maestra.
Cuando era más mayoruca, acompañaba a la madre de su madre al mercáu de Llanes. Se levantaban a las 5 de la madrugada y venían andando por la Tornería pa llegar a la villa sobre la 9 de la mañana, con dos burros cargaos con tóu lo que traían pa vender. Los burrinos los dejaban onde’ l Mataderu y ellas se plantaban en la plaza de Parres Sobrino, que aquello sí que era un mercáu como Dios manda, y no lo de hoy.
A los 15 añucos principió a cortejar con Armando. Son los dos muy bailarines, y, al terminar la herba, solían vese en fiestas como la de Santu Ángel de El Mazucu. Se casaron en Caldueñín, después d´un noviazgu de 7 años y de que él jiciera la mili, que i-tocó en Madrí, por ciertu.
Armando, que canta asturianadas bastante bien, emigraría un par d’ años a Stuttgart (Alemania), pa trabajar en una fábrica de cerveza.
Tienen unas vacas, jacen quesu y van a los mercaos. Cuando tenía que cuidar de los sus jiyos, claru, no podía movese muchu, pero desde jaz 40 años Carmen no para de cerner con su mercadería por todos ellos, sobre tóu desde que sacó el carné de conducir: Llanes, Posada, Nueva, Cangas d' Onís, Ribadesella… Vende quesu, jabas, patatas, güevos, jarina de maíz y boronas.
Además, i-gusta pintar cuadros al óleo, y estuvo apuntada en cursos de pintura por ahí.
Llevan ya 60 años casaos. Tuvieron cuatro jiyos: María Isolina (Marisol), que anda por las Provincias Vascongadas; Ricardo, que se i-os murió a los 44 años; Armando, que é policía municipal, y Vítor Manuel, que vive en Bilbao, de mecánicu.
Tienen 8 nietos: Jenifer y Estefanía (jiyas de Marisol); Ainhoa y Romina (de Ricardo); Gerardo y Armando (d’ Armando, el municipal); y Paula y Olaya (de Vítor Mauel).
Y tienen también 2 biznietas: Isadi, jiya de Jenifer, y Sara, jiya d’ Armandín.

jueves, 22 de junio de 2017

JUAN BULNES ALONSO, EL DE "LA NANSA" DE RIBADESELLA


Mis personajes favoritos (nº 193).

Juan y la su mujer, Gloria Peón Arduengo, que é de San Esteban de Leces, regentan desde 1975 en Ribadesella el bar “La Nansa”, un sitiu d’ ambiente marineru, frente a la Rula. Llevan casaos cuarenta y tantos años y tienen tres jiyos: Juan, Borja y Arancha, y tres nietos, de momentu: Eloy, Ángel y Lara (Eloy y la cría son jiyos de Borja, y Ángel lo é de Juan). 
Juan Bulnes Alonso, nacidu en Piñeres de Pría en 1947, lleva toda la vida metidu en la hostelería, si quitamos el tiempu que estuvo trabajando en la empresa de plásticos “Curtiplás”, en Gijón, que fue precisamente cuando conoció a Gloria. Había empezáu de camareru a los 17 años en la cafetería “El Parque” de Posada, con Pepe y Luisa, y luego marchó a Ribadesella, onde trabajaría en la sala de fiestas “River”, en el “Gran Hotel” y en el “Capri”. Después de casase fue cuando Juan y Gloria cogieron en traspasu “La Nansa”, que é como un muelle de refugiu onde unu puede atracar pa saborear tapas variadas de primera. Un bar incrustáu en la cotidianidá de Ribadesella, un sitiu tranquilu y acogedor, por mucha oleada turística que nos envuelva.
Ahí tá siempre Juan, con esa mirada de sabiu comprensivu de la vida y de la fauna humana; inalterablemente serenu; siempre al quite y dándo-i vueltas a sus cosas; amable sin fuegos d’ artificiu, y hoy, según se me jaz, un poquitín dececionáu por la temporada del Real Oviedo, que parecía que iba a subir, y al final nada, chico… 
Juan mantien el cordón umbilical que lu une a Llanes, igual que lu mantienen sus hermanas: Marien, Araceli, Eloisa y Conchita. Los padres, Eliseo y Araceli, que se dedicaban a la labranza, eran de Piñeres (un universu que s’ abraza a Ribadesella en las orillas del Guadamía), como también lo era el güelu maternu, Juan de Ciona, tejeru que cernió de Sol a Sol por muchos sitios, desde la Manjoya hasta Vizcaya.